Se ha producido un error en este gadget.

Entradas populares

Seguidores

Follow by Email

sábado, 3 de noviembre de 2012

Una historia de verdad

Hola a tod@s, hace mucho tiempo que no escribo nada, y lo que aquí voy a publicar no es mio, pero podría serlo. Es una historia real, de una gran amiga, nos puede pasar a cualquiera, aquí la dejo para que os de algo en que pensar, que la vida no es fácil para nadie, y no solo depende de nosotros, esperamos que os guste al menos
"La historia de mi vida es diferente a la de cualquier chica de mi edad.


No creo que nadie haya sabido nunca valorarme y hacerme sentir especial ni importante. Sólo pienso en desaparecer, para que así se den cuenta de lo que pierden; pero, claro, quién va a notar mi ausencia, si tan solo soy un cero a la izquierda de todo… Siempre he sido la niña tonta que se ilusiona con un poquito de cariño que le des, que con cualquier muestra de afecto se contenta, la que nunca dice que no a alguien a quien quiere sólo porque quiere ver felices a los suyos, la que nunca encontrara a alguien con quien compartir su vida…

Si, así de triste es mi vida, pero empezando por el principio.

Soy la mayor de dos hermanos, no es que me lleve mucha diferencia de edad con él, pero desde pequeños siempre ha tenido celos de mí, si mi madre me cogía para hacerme alguna carantoña, él también quería.

Con el tiempo aprendes a convivir con ello, y que todo tu mundo gire alrededor de tu hermanito pequeño, le presentas a tus amigos y tus amigos te dan de lado por él, porque es mucho más divertido que tú.

Siempre he sido muy introvertida, hasta que me dí cuenta que así no se llegaba a ninguna parte, entonces cambié el “chip” y aprendí a ser extrovertida, divertida, simpática, y todas esas cosas que se dicen de una persona que te cae bien.

Al cabo de los años, tu encuentras novio, un chico que aparentemente te quiere y te cuida, te sientes protegida, hasta que un día cambia todo y empiezas a ver cosas raras, entonces tu te vuelves una paranoica y un poco psicópata, una controladora, porque ves cosas que no son normales y quieres saber que es, hasta que un día salta la liebre y te empiezas a enterar de cosas. Y lo mejor de todo, es que TE DEJA ÉL porque eres una histérica y ves cosas que no son…

Con todo tu dolor, intentas salir adelante, ser buena persona y no ser rencorosa, pero no es tan fácil.

Pasan los meses, y conoces a otro chico que parece que te quiere por lo que eres, no tienes que disimular delante de nadie, que te hace reír y te sientes valorada, pero TU NO LO QUIERES, y aguantas y aguantas, porque no quieres quedarte sola.

Pero, tu ex te sigue dando la tabarra, sigue hablando contigo y diciéndote que te echa de menos, que no puede vivir sin ti y que te quiere. Entonces, dejas a tu actual pareja, porque no la quieres, y vuelves con él, todo es muy bonito al principio, pero tu familia se mete y te da la lata porque no es bueno para ti. Muchas discusiones en casa vivieron por eso, porque te revelas y dices que no eres sumisa y que quieres ser feliz por tu cuenta, que si te equivocas y te caes, bueno pues ya te levantaras (aunque en el fondo saben que tienen razón), pero tu no haces caso y sigues estrellándote contra el muro de granito y hormigón que tienes delante de tus narices…

Lo dejas, porque te enteras que lleva un año con otra, si, con otra, te la ha estado pegando más de un año con otra y tú sin enterarte.

Otra vez, vuelves a estar como un pingajo que no tienes ganas de nada, no quieres salir, y te hinchas a comer cosas que tu organismo y tu mente saben que no puedes comer, porque juntos es peor que la bomba atómica de Hiroshima, pero a ti te da igual, y te pones en el sofá con un paquete de clínex (caja de pañuelos de Mercadona de 100 unidades), una manta, sin haberte duchado en varios días, ojeras que te llegan hasta las ingles, y muchas, muchas calorías, que poco a poco van haciéndose un hueco en tus cartucheras…

Te recuperas, te das cuenta que así no puedes seguir, y vuelves a tener vida social, vuelves a salir, pero tu hermanito tiene una novia que no te soporta y poco a poco ha hecho que tus amigos te hagan a un lado, también culpa suya por dejarse y tuya por no notar nada.

Vuelves con tu otro ex, porque sabes que te quiere y estaría dispuesto a todo por ti, pero TU SIGUES SIN QUERERLO, y pasan los meses, incluso los años, y explotas porque ya no puedes más, lo dejas, con su correspondiente movida e insultos varios, se vuelve loco y te insulta a ver si te das cuenta que no puedes vivir sin él, y eres sumisa y vuelves bajo sus garras de lobo con disfraz de oveja, pero no, tu al día siguiente te vas de fiesta.

En estos intervalos de tiempo, conoces a bastantes chicos, que tan sólo te ven como objetos sexuales o mejor como un agujerito donde meter el gusanito, como diría mi querida tata.

El caso, tu hace un par de años conociste a un chico, guapísimo y cañonazo, que te hace ojitos y que bebe los mares por ti, como en la canción de Antonio Orozco. Vuelves a quedar con él porque es amigo del novio de tu mejor amiga, y no vas a hacer el feo de no ir, y empieza el tonteo, que si me das tu número y te llamo, quedamos y nos tomamos algo, vamos lo típico de dos amigos, y yo con las bragas que ni me las encontraba, estaban perdidas desde hacía mucho tiempo, porque no te habías sentido así desde tu primer novio, que manda guasa la cosa, pero un día surge la chipa (tan maravillosa ella), y te enamoras de él, y en teoría, él de ti.

Y todo es maravilloso, hasta que un día tú te vas al pueblo y se lo monta con una amiga de una de tus mejores amigas.

Al final, tu conoces a otro, que ya piensas que va a ser el definitivo, porque es perfecto para ti, besa como los ángeles, y te sientes segura y a gusto a su lado, no tienes que disimular si estas enfadada o contenta, porque es igual de payaso que tu.

Empiezas a salir con él, y que pasa tu último ex está dolido porque le dejas después de engañarte, y está en tu grupo de amigos. Casi se matan, no se pueden ni ver, y yo a la otra chica, se me revolvían las tripas de verla, y más cuando se te pone chula y te dice que te apartes de su chico, que solo es suyo. Y tú, como buena tía que eres, te acercas a él más aposta, y la otra se cabrea, y tu te ríes, y la otra se enfada más, hasta que te amenaza y te dice que como te vuelvas a acercar a él te pega, te levanta la mano y tú ahí ya saltas, y la amenazas, y la dices “COMO SE TE OCURRA LEVANTARME LA MANO SE TE CAE ANTES QUE LA TERMINES DE LEVANTAR” , lo normal es que ella se acojonase, y así fue, le deja y el pobrecito se alegra, más que nada, porque le hizo de hacerse un tattoo horripilante, que yo cada vez que lo veo, todavía me dan ganas de llorar.
Tú, sigues con tu chico, porque a este si le quieres y estas chocha con él, pero las cosas cambian cuando se acercan las vacaciones de verano, porque tu pensabas irte con él a alguna playa medio desierta y paradisíaca, para dar rienda suelta a todo el amor que tienes para darle. Cuando te dice que se quiere ir a Ibiza, nada menos que con tu EX, tú te cabreas, independientemente que estés sensible y llores porque un pajarito está solo, pero ese es otro tema, no te parece bien y se lo dices.

Ya vuelves a ser una histérica y una paranoica, pero a ti te da igual, y no te bajas del burro, que a veces eres más cabezota que D. Quijote con los gigantes, te dejan otra vez.
Tú te vuelves a hundir, porque este era el definitivo.

Pero, tú llevas trabajando desde antes que tuvieras edad legal para hacerlo, y entre palo y palo que te da la vida, se mueren las dos personas más importantes de tu vida, una mi abuelo que era lo que más quería en el mundo, y la otra uno de mis mejores amigos, te los quitan de repente y tu te ves sola, sin nadie a quien acudir.

Volviendo a mi historia sentimental, tu hermano se hecha novia, al igual que todos en tu familia y tus amigos, y te sientes otra vez echa polvo, no levantas cabeza. Sigues pensando en él, por muchos chicos que conozcas, Él siempre está ahí, que incluso tu sientes que te habla y te dice que no cometas estupideces. Pero tú no te puedes quedar quieta, y empiezas a adelgazar y adelgazar más, porque si ya estabas delgada, pues un poco más, dejas de comer, y te vuelves adicta a la cafeína, fumas más que un carretero, quedas con tus amigas y estás más perdida que un pulpo en un garaje porque ellas sólo hablan de sus novios (que a mí me parece perfecto, que yo los adoro), pero hay que tener un poco de consideración, joder, que esto no es moco de pavo.
No es fácil que de todos los tíos con los que has estado te hayan dejado.

Entonces, llega el momento en que cumples un año más, y te sientes vieja, fea, te ves gorda y no quieres cumplir años porque estás sola, tienes que llevar una casa, buscar trabajo, estudiar, hacer miles de cosas, que no te permiten nunca conocer a nadie.

Hasta que aparece ÉL, el definitivo piensas, esta vez es la buena, tómate las cosas con calma, si quieres tu cuento de hadas.
Apareció como en las películas, el típico chico que has visto más veces pero que nunca te has atrevido a hablarle, porque pasas de historias, y te paras a hablar con un amigo tuyo, que mira la casualidad, es también amigo suyo, y ÉL aparece y te lo presentan y no lo ves como a un chico más que ha caído con tus encantos, y te habla y a ti te tiemblan hasta las uñas de los pies, algo inexplicable, le pide tu número a tu amigo porque se ha enamorado de ti (esto para hacerlo más dramático) y tu lo ves como a un amigo más, porque te encanta conocer gente nueva, quedas con él y te empieza a decir cosas preciosas que os lo juro que desde el primer día yo perdí las bragas en algún lado y todavía no las he encontrado…
La verdad que de momento todo va genial, y relajada, que no es poco, como sabrán los que me conocen, que nunca puedo estar quieta y no para mi alocada cabeza de dar vueltas a las cosas.

Soy algo bipolar en ese sentido, de repente bien, como de repente mal, no hay quien me entienda, yo creo que por eso también estoy destinada al fracaso sentimental.
Mi cabeza no para en todo el día y no se si es porque estoy un poco loca o simplemente porque no puedo estar en paro.
Mi historia le puede pasar a cualquiera, ya sea una parte o toda entera, sólo hay que tomárselo con mucho humor, mucha filosofía y muchas horas de charla con tus amigas."

No hay comentarios:

Publicar un comentario